El matrimonio

01 May 2017
85 times

Rabí Akiva nos legó dos enseñanzas fundamentales.

“Y amarás a tu prójimo como a ti mismo, es una regla general en la Torá”.

Y “Si el hombre y la mujer lo ameritaron, la Presencia Divina mora entre ellos”.

La Presencia Divina que mora en ellos es el amor que se tienen.

“En el lugar donde hay amor, allí encontrarás lo sagrado”. Se explica en Cabalá que la palabra misma אהבה, “amor”, ahavá, es un Nombre de Dios. Sus letras son las iniciales de “אור הקדוש ברוך הוא”, Or Hakadosh Baruj Hu, “La Luz del Santo Bendito Sea”.

¿Cómo merecemos este amor tan grande? De acuerdo con el Jasidut, la respuesta está atesorada en la palabra זכו, zajú, “ameritaron” en la enseñanza de Rabí Akiva. Ameritaron en hebreo es de la misma raíz que “Hizdakejut”, purificación y refinamiento de los atributos del corazón. Esto implica conducirse con delicadeza y consideración con la pareja.

La pareja que logra refinar sus cualidades amerita regresar al Jardín del Edén Original.

Rate this item
(1 Vote)
TuKabbalah.com.ve

Somos una organización dedicada a expandir los conocimientos de la kabbalah, sin fines de lucro por medio de el Instituto de Kabbalah Universal (IKU) que a su vez es una fundación de enseñanza de la Kabbalah que surge por la necesidad actual de volver a abrevar de las fuentes antiguas de Sabiduría y Misticismo y así darle un giro actual, moderno y adecuado a la formación Kabbalística en pro del desarrollo espiritual e íntegro del individuo y la sociedad.

Website: www.tukabbalah.com.ve

Debemos volver a abrevar de las fuentes antiguas de Sabiduría y Misticismo y así darle un giro actual, moderno y adecuado a la formación Kabbalística.

Más Visto

Recientes